Casa rural Caléndula, cerca de Orbaneja del Castillo

Caléndula está a 15 minutos de Orbaneja del Castillo, Valdelateja, los cañones del Ebro y el complejo de cuevas kársticas de Ojo Guareña, en el parque natural de las Hoces del Alto Ebro y Rudrón, en el norte de la provincia de Burgos.

3-en-1-foto-portada
Casa tradicional de pueblo, centenaria, provista de todas las comodidades modernas, con 12-16 plazas (niños de menos de 2 años no cuentan en el número total de plazas). Categoría oficial de 4 estrellas según normativa de la Junta de Castilla y León. Tiene 6 habitaciones, todas con baño completo, 2 con bañera en lugar de plato de ducha. Calefacción en toda la casa, cocina grande completamente equipada, comedor amplio, salón grande con chimenea abierta de leña (que pone la casa); wifi, tv 80 cm/32″ y otra más pequeña. Aseo también en planta baja, patio ajardinado con muebles de jardín y dos barbacoas (una de obra y otra móvil). Cerca de buenos restaurantes. Actividades: senderismo, cuevas, rutas en bici, caballos, búsqueda de setas, multiaventura, descenso de río, canorafting, rafting. Velas artesanales. Románico, dólmenes, arquitectura popular. Madrid: 3,5 horas. Bilbao 80 minutos. Santander 1 hora. Vitoria 2 horas. San Sebastián 2 horas y media. Valladolid menos de 2 horas. Burgos 50 minutos.
PRECIOS DECRECIENTES A PARTIR DE DOS DÍAS (del 1 de julio al 15 de septiembre)

Nuestra tarjeta de visita:
Fuera: silencio, paz e inmensidad. Dentro: madera, piedra, barro cocido y lumbre.
Fuera: valles, peñas, llanuras. Dentro: mapas, rutas y mochilas.
Fuera: corzos, zorros, jabalíes, buitres y lobos. Dentro: buena comida, tertulia y lectura.
Fuera: días largos y largos paseos. Dentro: reposo y sueños profundos en buenas camas.
Fuera: robledales, hayedos y praderas. Dentro: cuentos y aventuras.
Fuera: fresco, o frío. Dentro: calidez.
Caléndula: flor con poder curativo que se cierra a media tarde.             Color: naranja

Caléndula es una casa centenaria de roble y piedra, cercana a algunos lugares emblemáticos de la comarca de Las Merindades: Orbaneja del Castillo, Valdelateja, los cañones del Ebro, el complejo de cuevas de karst Ojo Guareña, y está en el parque natural Hoces del Alto Ebro y Rudrón, en Las Merindades, la parte más septentrional y verde de Burgos.
Se encuentra a medio camino entre la catedral de Burgos y las playas de Santander (una hora en coche), a hora y media del Guggenheim de Bilbao, a tres y media de Madrid, y a algo más de dos de Valladolid.
La casa fue inaugurada en 2005, después de una restauración hecha con el máximo respeto y cariño por la estructura original y los materiales tradicionales, esforzándonos, a la vez, por crear una casa cómoda y cálida.
Tiene 6 habitaciones dobles, muy espaciosas, todas con baño propio completo, dos de ellas con bañera en lugar de plato de ducha, y dos con acceso propio al largo balcón con vistas al monte. Son aptas para instalar supletorias. Toda la casa dispone de calefacción. Todas las habitaciones con sábanas y edredones puestos. Mantas y edredones extra. Toallas, jabón, papel higiénico. Más detalles en el inventario de la casa.      Sala de estar grande con chimenea abierta de leña. Leña de roble colocada delante de la chimenea. Pastillas de encendido y cerillas. Más detalles en el inventario de la casa.
Cocina: completamente equipada. Cubiertos, platos, vasos, tazas, sartenes, ollas, cafeteras, plancha para tostar, licuadora, exprimidor eléctrico, minipimer, vitrocerámica, extractor de humos, lavaplatos, horno, microondas, nevera de 185 cms, armarios, detergente de mano y de lavaplatos, bayeta, esponja de uso doble y estropajo de acero, paños, delantal. Más detalles en el inventario de la casa.
Wifi
Biblioteca, CD, TV (80 cm./32″ + otra más pequeña), folletos y planos.
Salón
Comedor
Secador de pelo en habitación
Lavadora (a petición)
Barbacoa de obra y barbacoa móvil (a petición)
Patio ajardinado con muebles de jardín
Más detalles en el inventario de la casa.

Autor: Rafael Lechner

Amo la naturaleza, lo natural y lo auténtico; el silencio y el olor del bosque; el humo de las chimeneas de leña subiendo a los cielos estrellados; largos paseos por el monte, y después una buena cena. Fui periodista y ahora soy traductor jurado y literario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *